CHOCHIS

 

F: El Nuevo Dia

DESCARGAR GUÍA TURÍSTICA DE ROBORÉ

Chochís que significa furia del viento, combina la energía de su entorno natural majestuoso con el arte y la espiritualidad que alberga su santuario mariano. En el año 2009 fue declarado Patrimonio Cultural, Natural e Histórico del Departamento de Santa Cruz. Es un lugar apartado del mundanal ruido,  para disfrutar de la naturaleza y de un santuario único diseñado y construido por el arquitecto suizo Hans Roth.

Chochís se encuentra ubicado a 40 Km de la Ciudad de Roboré, fue desde sus inicios una importante “pascana”  en la ruta de San José de Chiquitos a Santiago de Chiquitos que en 1940, con la llegada del ferrocarril,  acabó por consolidarse como punto estratégico en la zona.

En 1979 las poblaciones Chochís y la cercana de El Portón sufrieron un gran desastre natural producido por una gran avalancha de agua. Gracias al apoyo de todos los habitantes y a la colaboración del padre Enrique Váscones la zona pudo ser reconstruida.

En la plaza principal de Chochís se puede visitar el Museo Comunitario que contiene en su mayoría piezas arqueológicas como vasijas y cantos redondos de hachas de los primeros pobladores de la zona.

La Torre  de Chochís y santuario mariano de la Torre, desde el pueblo y sus cercanías se puede disfrutar de una magnífica vista de este  monumento natural llamado Torre de David o Torre de Chochís. Se cree, por las características imponentes de esta formación,  que debió ser un lugar sagrado para diferentes culturas prehispánicas.

Desde la plaza principal se puede llegar a La Torre de Chochís y al Santuario Mariano de la Torre caminando o en auto siguiendo un camino empedrado de poco más de 1 Km.

La mejor forma de disfrutar de este icono natural, que tiene una pared de 200 metros de altitud y casi mil metros de circunferencia, y que se divisa perfectamente desde la carretera RN 4 que une San José de Chiquitos con Roboré,  es dar la vuelta a su base caminando con un guía  experto para poder apreciar este inmenso y majestuoso bloque de piedra desde diferentes ángulos.

A los pies de La Torre de Chochís, fue construido, en honor a la Virgen nuestra Señora de la Asunta,  el Santuario Mariano de La Torre.  Una majestuosa obra diseñada y construida por el Arquitecto Suizo Hans Roth en cuya capilla destaca un tallado en madera, realizado por artistas locales, que recrea un “árbol de la vida” y que describe la  Creación del mundo día a día desde la perspectiva de la cultura chiquitana.

Cada 15 de agosto el Santuario Mariano de La Torre es visitado por millares de peregrinos que llegan a dar gracias a la Virgen por los favores recibidos.

En una galería lateral del Santuario se puede recorrer el “Corredor de los Desastres” en el que se recrea con tallas en madera el desastre de 1979.

Desde el Santuario también puedes continuar por el camino que conduce a la gruta, y desde allí a los  dos observatorios naturales: La Cruz y El Guardián.

Desde el Santuario hacia La Torre, y por otro camino alternativo se llega hasta la Cueva del Mono, donde se pueden  observar figuras humanas esculpidas en la piedra. Se trata de unas esculturas, de autor anónimo, hechas y adaptadas a la forma de los muros de las distintas cuevas que hay bajo la Torre.

La Serranía, para recorrer la Serranía de Chochís se necesita un guía local  y un buen estado físico para poder caminar como mínimo dos jornadas completas por un sendero que exige un máximo esfuerzo.  Se puede llegar al inicio del sendero caminando media hora desde la plaza o en auto recorriendo 5 Km. por el camino que lleva a Motacusal.

Una vez se llega a la explanada que se encuentra en la cima de la Serranía, se comienza a disfrutar de una variedad de formaciones rocosas de formas caprichosas.  Con los años el viento y el agua han creado esculturas naturales con formas que asemejan figuras humanas, animales y otras que nos invitan a dejar volar la imaginación.

Siguiendo el recorrido por el sendero que serpentea por un paisaje salpicado de cuevas naturales en el que las protagonistas son, sin duda, las orquídeas silvestres de diferentes  colores. Antes de finalizar el recorrido se puede contemplar una  laguna con su pequeña playa con agua cristalina que invita al baño.

El Mirador, para subir al Mirador hay que caminar una media hora por un sendero que parte de la plaza principal y atraviesa una llamativa zona de bosque chiquitano. Una vez en el Mirador se disfruta de una vista panorámica de la población y los distintos cerros que rodean Chochís.

El Velo de la Novia, un espectacular “velo” de agua que cae desde 12 metros de altura sobre una pequeña poza escondida en una zona boscosa.  Para llegar es necesario caminar unos 45 minutos desde la plaza principal. La última parte del sendero señalizado, que exige buen calzado,  discurre paralelo al río por una zona de gran belleza.

PROGRAMA DE ACTIVIDADES A REALIZARSE EN ROBORÉ